MARCHAS A FAVOR Y EN CONTRA DE LAS MUJERES ¿QUIÉN ES QUIÉN?

MARCHAS A FAVOR Y EN CONTRA DE LAS MUJERES ¿QUIÉN ES QUIÉN?

Por: Carlos González M.

Miles de mujeres en México marcharon el pasado fin de semana por las calles de varias ciudades del país.

Unas, las más, salieron a defender el derecho a decidir sobre su propio cuerpo y otras, las menos, protestando por la reciente decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de despenalizar el aborto. Vale la pena detenerse y analizar las fotografías de ambas marchas porque en ellas es fácil observar y distinguir que las mujeres jóvenes predominan en las marchas convocadas por quienes festejan la despenalización del aborto.

En cambio en las otras marchas son los hombres, las familias con niños y las monjas quienes aparecen mayoritariamente en dichos contingentes.

¿Por qué salieron a protestar estos hombres? ¿las mujeres religiosas? No lo dicen y menos lo reconocen en público pero en el fondo ambos quieren que en el país se continúe encarcelando a las mujeres que aborten y también a los médicos y enfermeras que las auxilien en estos menesteres.

En pocas palabras quieren que la Santa Inquisición que por tres siglos controló mentes y cuerpos de la población en la Nueva España regrese de nuevo y los sacerdotes sean quienes dominen e inspiren a «las buenas conciencias».

Aunque no lo aceptan son ellos y ellas quienes quieren que sólo las mujeres con recursos económicos suficientes puedan seguir viajando a centros hospitalarios limpios y seguros a practicarse un aborto mientras que a las mujeres pobres se les obligue a continuar con prácticas de alto riesgo.

El principal argumento de quienes están «enojados» por la decisión de la Suprema Corte de Justicia es el de que la mujer que aborta «está asesinando a un bebé», cuando la ciencia moderna ha demostrado que esto es una mentira porque en el vientre materno el feto humano sólo se conforma en la mayoría de los casos como tal después de la semana 14, solo entonces y no antes por lo que es una muestra de ignorancia y una aberración mal intencionada calificar de criminales tanto a la mujer que decide interrumpir su embarazo como a los profesionales de la salud que la apoyen en dicha acción.

Iglesia católica y partidos de derecha convocantes a la marcha quieren se castigue a la mujer que decide interrumpir su embarazo pero no castigan ni amenazan con prisión o con el infierno al hombre que se masturba a lo largo de casi toda su vida.

¿No se trata acaso de un aborto «a medias»?, ¿ de «asesinar» una «vida» a medias? ¿son medio asesinos los hombres por permitir que sus espermatozoides corran desparpajadamente por el drenaje y no cumplan con el «altísimo» propósito de fecundar el óvulo femenino? ¿cometen un delito los hombres por esta acción? ¡claro que no! Es una estupidez solo pensarlo.

Ellos y ellas marcharon en contra de las mujeres jóvenes y su derecho fundamental al placer.

La mujer no tiene derecho a ser feliz y menos a salir a la calle a festejarlo y a exhibir su cuerpo liberado de prejuicios ancestrales.

En estas marchas convocadas desde las catacumbas fue el machismo autoritario que corroe a la sociedad mexicana quién recorrió las calles de México… disfrazado de bebé

¡qué hipocresía!

Deja un comentario

Cerrar menú